Patrona y Alcaldesa Perpetua de la Ciudad de San Fernando - Patrona y Capitán General de la Armada Española

Fundada el 16 de mayo de 1698

Mes de María | Día 14º: María, bienaventurada

Reflexión

Los hombres van haciendo realidad la profecía de María: “… me llamarán dichosa todas las gentes…”.

Asomamos nuestros ojos y vemos que todo nos habla de ella:

Ermitas sencillas, morada de su imagen.

Campanas alegres que repican en las grandes solemnidades.

Jóvenes que se llaman como ella.

Las estrellas, el mar…

Todos juntos, hombre , mujer y creación, se unen en el himno de reconocimiento de las grandezas de María.

Y en el interior de todo esto, palpita un corazón amante de hijos que, orgullosos de tal Madre, se entusiasman y lanzan a los cuatro vientos esta canción:

Hombres y mujeres del mundo, alegraos y cantad de alegría porque tenemos una madre que es una “joya” nada menos que la misma Madre de Dios.

 

Oración:

María:

Nuestro corazón joven

no aguanta tanto gozo, tanta grandeza:

nuestra madre es la Madre de Dios.

Hoy nos reunimos para aclamarte con toda la humanidad;

son muchas las gentes

que sienten y viven lo que nosotros;

son muchas las personas

que se alegran por lo grande que eres;

Queremos unirnos todos

y con una gran voz

y un sólo corazón

decirte que sí, que eres fenomenal.

Y como a veces

las palabras quedan sin sentido

porque rebuscamos mucho,

te aclamamos sencillamente

como bienaventurada, dichosa, feliz…

y te decimos sencillamente:

Ave, María.

Madre, tus hijos te aclamamos dichosa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies