Restauración de la capa de salida de la Virgen del Carmen

   En el corazón de todos los isleños; en los de ayer y en los de hoy; y también en las generaciones futuras, late el amor entrañable a nuestra salinera y cañailla Virgen del Carmen.

   Es algo innato nuestro, como puede ser para el hombre en general el amor a los padres. Un sentimiento con el que se nace, y por el que se muere.

  Pues bien, ese amor de los isleños a su Virgen, esa devoción de un pueblo hacia la Señora de la capa blanca, que habita muy cerca de los caños, vibra de entusiasmo porque después de una larga espera, debido a su restauración, va a lucir de nuevo su manto.

   Pensemos en un momento o más bien reflexionemos; cuántas reuniones, cuántas peticiones, cuántas decisiones, cuántas alegrías, cuántas preocupaciones, cuántas…; pero el final de todo ello no es sino la recompensa del trabajo bien realizado, una recompensa que desde estas líneas quisiera que llegase a todos y cada uno de los que de una manera u otra han hecho posible esta realidad.

  Ofrezcamos este trabajo como flores a la Flor del Carmelo y que nos acoja, una vez más, bajo ese blanco y salado manto Carmelitano.

Salvador Fornell Manito

Hermano Mayor

 

Volver al índice «La capa de la Virgen del Carmen»

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies