Patrona y Alcaldesa Perpetua de la Ciudad de San Fernando - Patrona y Capitán General de la Armada Española

Fundada el 16 de mayo de 1698

Vida de Hermandad

Hoy comienza el Triduo al Niño Jesús de Praga

Hoy viernes comienza el Triduo que la Venerable y Real Hermandad de Nuestra Señora del Carmen Coronada y la Comunidad de Padres Carmelitas Descalzos de San Fernando consagran al Milagroso Niño Jesús de Praga. El equipo de mayordomía de nuestra Hermandad ha instalado un altar de cultos efímero en el presbiterio de la Iglesia

Leer más >>

Próximos cultos y actos

Donativos BIZUM

Niño Jesús de Praga

Historia del Milagroso Niño Jesús de Praga

En la Iglesia Santa María de La Victoria, en Praga, capital de la actual República Checa, se venera la Imagen del Niño Jesús de Praga, cuya historia es tan prodigiosa, así como milagrosa. El origen de la Imagen del Niño Jesús de Praga se remonta hacia finales de la Edad Media. Entre las poblaciones de Córdoba y Sevilla, en España, al sur de las márgenes del Guadalquivir había un famoso Monasterio Carmelita, lleno de monjes. Pero después de una incursión de los moros que poblaban la zona, quedó reducido a ruinas, y sólo cuatro monjes se salvaron de la catástrofe. Entre ellos estaba Fray José de la Santa Casa, un lego con corazón de santo y cabeza y manos de artista, y con un amor desbordante a la Santa Infancia de Jesús. En cualquier oficio que la obediencia le mandase, se le encontraba infaliblemente, pensando y hablando con el Niño Jesús. Un buen día Fray José estaba barriendo el suelo del monasterio, y de repente se le presentó un hermoso Niño que le dijo: “¡Qué bien barres, fray José, y qué brillante dejas el suelo! ¿Serías capaz de recitar el Ave María? —Pues entonces, dila.” Fray José dejó a un lado la escoba, se recogió, juntó las manos, y con los ojos bajos comenzó la Salutación Angélica. Al llegar a las palabras: “et benedictus fructus ventris tui” (y bendito el Fruto de Tu Vientre), el Niño le interrumpió, diciéndole: “¡ÉSE SOY YO!” —y enseguida desapareció. Fray José gritó extasiado: —¡Vuelve,

Leer más »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies