Saludo del Hermano Mayor

La devoción a la Santísima Virgen del Carmen ha llenado gran parte de la espiritualidad mariana de nuestra ciudad. Basta con mencionar -nuestra Virgen- para que se sepa que nos referimos a nuestra Patrona. Se ha dicho en el suceder de los años, que es una Virgen de espléndida visión; de mirada atrayente, que aviva en brisa aromada los más sutiles sentimientos. Diríase que nuestra Virgen es depositaria del sentir del pueblo Isleño y no isleño, y de las Marinas españolas, que la aclaman por doquier con palpitaciones de júbilo.

La página Web que estás visitando, es un buen resumen de lo que ha sido la Historia viva de esta Hermandad desde su fundación en 1698 hasta nuestros días. Esa historia no es sólo una sucesión de efemérides más o menos solemnes, sino la huella constante de una devoción, y el testimonio fehaciente del amor de un pueblo y todos los marinos a su Patrona. A través de esta página queremos recordarlo a las nuevas generaciones porque ese recuerdo conlleva, además, la renovación de ese amor, de esa devoción mantenida a lo largo de los tiempos. Esperamos que esta página siga contribuyendo a que la devoción de la Madre de Dios, en su advocación del Carmen, crezca de día en día y produzca hoy frutos tan grandes como lo ha hecho en el pasado y aún mayores.

Agradecemos los desvelos de los que han preparado este gran trabajo; en él encontraremos mucho amor a nuestra Madre, la Virgen del Carmen. Que Ella -con su amor de Madre- nos ayude a todos a vivir con alegría, transparencia y sinceridad nuestra fe en Jesús, su Hijo, y… que Él nos dé su PAZ.

 

Salvador Fornell Manito